Dios le preguntó a los romanos: – Ustedes quieren un mandamiento? – ¿Cuál sería el mandamiento, Señor? – ¡No matarás! – No, gracias. Eso interrumpiría nuestras conquistas. Entonces Dios le preguntó a los egipcios: – ¿Ustedes quieren