Borracho fiestero

Venía un borracho de fiesta en fiesta. Fiesta con la puerta abierta, el borracho entraba…
Y en una de esas, se mete a una casa increíble. Estilo barroco, pinturas de los mas grandes, música clásica sonando de fondo, esculturas espectaculares, viejitas “fifí” con una copa de champán en la mano…
Y el borracho de lo mas contento, se poné a tomar copa tras copa del vino espumante traído de Francia, y, siguiendo a un mozo, llega al patio, sin dejar de tomar.
En un momento, ya muy borracho, se apoya en una pared y empieza a vomitar. Y en eso estaba cuando llega un perrito, un chihuahua chiquitito, feo, que se pone a lamer el vómito. El borracho, extrañado, lo mira y le dice:
-¡¿Y a vos donde te comí?!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*