Caballo Muerto

Manolo va a comprar un caballo. Pide:

Por favor, mátelo.

-Perdón, ¿Cómo dice?

Mátelo.

Como el cliente siempre tiene la razón, lo matan de un tiro.

Entréguelo a mi casa mañana por la mañana.

-Muy bien, lo entregaremos.

Cuando lleguen a casa, quiero que lo suban al primero piso, quiero que lo lleven al baño y lo sienten en el inodoro.

-¿Quiere que sentemos al caballo muerto en el inodoro de su casa?

Efectivamente.

-Disculpe que pregunte, pero todo esto es muy raro.

No, es sencillísimo. Mi suegra es una mujer que todo lo sabe. A cualquier cosa que yo le diga, ella me contesta: “Ya lo sé, ya lo sé”. Ella va a venir mañana a casa. Cuando entre en el baño va a gritar: “¡Hay un caballo muerto sentado en el inodoro!” y, por primera vez, yo voy a poder decirle: “Ya lo se, ya lo se”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*