El cowboy y el burrito

Llega un cowboy montado en su burrito a un poblado del oeste yanqui. Típico poblado con las matas de pasto arrastradas por el viento, puertas chirriantes, muy poca gente en la calle.

El cowboy se dirige hacia la herrería y le pregunta si conoce un lugar dónde hospedarse y dónde dejar el burro ya que se aproxima una feroz tormenta.

El herrero le indica dónde se encuentra el típico hotel del oeste, pero dudo que tengan lugar para el burro, le dice.

El cowboy le pide un lugar en la herrería, pero el único ugar disponible es un corral donde hay un toro furioso, piafando y con espuma en la boca.

Optan por dejar ahí al burro cubierto con una sábana lo que haría que el toro no lo moleste.

Al día siguiente, pasada la tormenta, el cowboy se levanta y, dispuesto a seguir viaje sale en busca de su burro.

Al llegar a la herrería ve un destrozo monumental, el corral roto y el toro con mas espuma que el día anterior; de burro ni noticias.

Desesperado sale a la calle donde encuentra a un mejicano recostado en la pared, sombrerón sobre los ojos y pelando un palo, le pregunta si vió pasar un bulto grande con una sábana encima.

El mejicano, con parsimonia, le dice que no, solo he visto pasar un burrito con un pañuelo en el culo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*