Cementerio

Dos amigas borrachas paran a mear en un cementerio.

Una se limpia con la bombacha y la tira.

La otra agarró la cinta de la corona de una tumba y se la puso en la tanga para no ensuciarse.

Al otro día el marido de una llama al de la otra y le dice:
-Anoche mi mujer vino sin bombacha!!!
A lo que el otro le responde:
-Que suerte la tuya. La mía vino con una faja en el culo que decía: Nunca te olvidaremos, Tus compañeros de trabajo.

No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*