Wall Street

Lunes negro en la Bolsa, suena el teléfono en una oficina de Wall Street.

¿Puedo hablar con el señor Spencer, mi corredor de bolsa, por favor?

-Lo lamento, pero el señor Spencer ha fallecido. ¿Puedo ponerlo en contacto con otra persona para que le ayude?

No, gracias.

Cuelga. Al cabo de diez minutos vuelve a llamar.

¿Puedo hablar con el señor Spencer, mi corredor de bolsa, por favor?

-No, ya le dije antes que ha muerto. ¿Puedo ayudarlo en otra cosa?

No, gracias.

Cuelga. Quince minutos mas tarde:

¿Puedo hablar con el señor Spencer, mi corredor de bolsa, por favor?

-Bueno, ¡ya está bien, señor! ¿Qué piensa, que lo estoy inventando? El señor Spencer se ha suicidado esta mañana. ¡Ya no está aquí! Usted no puede hablar con él, es imposible. ¿Por qué insiste si ya le dije que ha muerto?

¡Es que me encanta oirlo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*