Estoy muerto!

-Doctor, estoy muerto!

Pero no señor, ¿como me va a decir eso? Usted está aquí, vivito y hablando conmigo.

-No, le digo que estoy muerto doctor!

Bueno, vamos a hacer una cosa: ¿Usted está de acuerdo en que los muertos no sangran?

-Si, por supuesto.

Bueno, entonces yo le voy a pinchar un dedo, y si sangra verá que está vivo.

-Pincheme y verá que no sangro.

El doctor toma una aguja, le pincha el dedo, y, efectivamente, sangra.

¿Y? ¿Qué me dice ahora? -pregunta el médico.

-Me he equivocado… los muertos si sangran.

No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*