La ninfómana y el cura

Una ninfómana en plena crisis deambula por la calle. De golpe le entran unas ganas terribles, tiene que follar sin falta. Llama a todas las puertas pero no encuentra a nadie. Entonces ve una iglesia y entra. No hay nadie excepto el cura que le dice:
-¿Qué desea hija mía?
Te deseo a ti, tómame.
-¿Perdone? -dice el padre.
¡¡¡Tómame, fóllame, no puedo más!!!
-¡Pero hija, estás en la casa de Dios!
¡No me importa, quiero que me folles ya!
-¡Pero no puedo! ¡¡Soy un cura!!

La chica se desnuda y se estira sobre el altar. Tiene un cuerpo imponente, y el cura no sabe qué hacer, no puede más, le entran los calores, se gira hacia la cruz y le pregunta a Jesucristo:

-Señor, ¿qué hago?
Y Jesús le responde:
-¡¡¡¡¡Desclávame cabrón, desclávame!!!!!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*