Sutil, pero efectivo

La empleada doméstica pidió aumento de sueldo. A la señora no le cayó muy bien la solicitud y le preguntó:
– María, ¿porqué quieres que te aumente el sueldo?…
– Señora: tengo tres razones. La primera es que plancho la ropa mejor que usted.
– ¿Quién te dijo que planchabas mejor que yo?
– Su marido lo dijo.
– ¡¡¡Oh…!!!
– La segunda razón es que cocino mejor que usted.
– Eso es puro cuento, ¿quién te dijo que cocinabas mejor que yo?
– Su marido también dijo eso.
– ¡¡¡Ah, caramba…!!!
– La tercera razón es que yo soy mejor en la cama que usted.
(La señora muy descompuesta)
– ¿¿¿Mi marido te dijo eso???
– No señora, el jardinero fue quien me lo dijo…

Obviamente la señora le aumentó el sueldo.

No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*